martes, 24 de junio de 2014

Ventana quebrada



A veces, las ventanas se rompen, sin que uno entienda…
A veces las miradas cambian, sin que uno entienda la razón… o no querer entender que tan poco vale el amor puesto en tu propia mirada…
Es que las ventanas actúan de motus propio y dejan ver lo que quieren o pueden… por estar rotas o empañadas, ¿quién sabe?
Dan tristeza, a veces… pero una no puede dejarse llevar.  Es que las ventanas tienen su propia vida y también sus propios valores, respetables claro, no siempre iguales a los de una…
¿Qué te pone triste por mirar por esa ventana quebrada? No es culpa de la ventana, es tu propia equivocación… deja de mirar por ella. La vida es elección, equivocada o no, eso es la vida porque cuando no puedes elegir se acabó lo que se daba y despídete.
Alegra esa cara muchacha y báñate en tu lago de lotos, refréscate y vuelve a ser tú misma. Que habrá ventanas diferentes donde puedas mirar pasar la vida y olvidar ilusiones sin futuro. ¡Alegra esa cara!
Imagen: Sharon Sprung

No hay comentarios:

Publicar un comentario