miércoles, 27 de noviembre de 2013

Bicicleteando en mi ventana

Nada peor para mi alma poeta que bregar con números y cuentas de banco. Que molesto! Es una lucha para lograr la paciencia y tolerancia.... pero no me vencerán!
A veces la paz de la casa no es suficiente... y quienes pasaron por aquí, pueden atestiguar que en casa hay amor, paz, alegría suficientes para moldear un carácter difícil...
Pero hay momentos en que una ráfaga negativa atraviesa el aire y...
Termine de hacer un 'simple' cambio de dirección (que me tardo más de 20 minutos) y me gastó mi buen humor y escuché a mi nieta llorar... por bajar apurada a ver que le pasaba pise mi abrigo que llevaba en la mano y casi caigo, me aferré a la baranda y, si bien nada grave pasó, el esfuerzo me hizo doler la pierna.
Baje sin decir nada y traté de serenarme, porque pienso que todo empieza en 'uno'. Me senté cerca de ella -que dialogaba con la madre- y respiré calmadamente.

Una vez que todo se suavizo, decidí que mejor me iba a cambiar mi energía a otro lado... un paseo en bicicleta, con el viento en la cara era lo ideal... ¡Pues si! la pierna dolorida se olvidaría del dolor al calentarla y pedalear para sobrevivir. Mi circulación y respiración mejoraría: ¡Ala: a rodar!  ¡Y a abrir la ventana de otoño!

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Infancia en mi ventana



Hoy mi ventana se dedica a los niños celebrando el día internacional de los derechos infantiles.
El primer derecho debe ser el de ser amados, aceptados como son. Derecho de ser bien alimentados, de jugar y aprender, de tener atención médica.
Como cambiaría el mundo si el Estado protegiera a todos los chicos.
He tenido la fortuna de que mis padres no me obligaran a trabajar desde mi infancia, me alimentaran y obligaran a estudiar. No tuve padres adinerados, pero, a su modo me daban amor y protección. Daba eso por hecho. Que mala sorpresa me lleve cuando supe de niños desnutridos, buscando en basureros, abandonados, obligados a trabajar en vez de estudiar...

Cada vez recuerdo aquellos chicos que -cuando se me cayeron las monedas para el bus- corrieron a vender pastillas al tren y me trajeron lo necesario... recuerdo al alumno de grado diferencial que -no teniendo regalo del día de maestra- me ofreció su única manzana... la bondad en la infancia es algo natural. Luego se tuerce... los adultos deberían mantener esa llama inocente como tesoro nacional, como el mejor valor posible...
Voy a festejar el día del niño recordando la nena que fui, lo mejor que tengo de mí y se lo daré a mis nietas que me dan la oportunidad de recrear mi imagen. De olvidarme lo que 'tengo que hacer' y compartiré mi 'locura' con ellas. Que todos/as celebren a sus chicos (hijos, nietos, sobrinos, vecinos) y a si niñ@ interior. Y si no tuviste padres amorosos, es hora de darte ese amor.
Un abrazo a tod@s mis amig@s que tienen la infancia en sus ojos y corazones.

martes, 19 de noviembre de 2013

El humor del dia.



   Los días tienen su personalidad y su propio ritmo. Claro que uno también pone de sí mismo para darles tonalidad…
   Desde que llegué de NY, hubo días lloviznosos, con sol pálido y, sobretodo: grises. No me quejo, en NY hizo frío y nieve, en Barcelona lluvia tremenda, por lo que considero que el otoño es benigno aquí.
   Además mi estado también era gris: cansancio, jet-lag, resfrío y –por último-  virus, gracias a mi bajada de defensas.
   El sábado me sentí mejor e invité, para el día siguiente, a la familia a festejar el aniversario de bodas de mi hija con su esposo, once años juntos y nueve de casados es para festejar, considerando los tiempos que corren. El domingo salimos pero no era cien por cien yo, me sentía con ojos inflamados, sin apetito, aunque mejor. Día: gris.
   Ayer recién fui a buscar las nenas a la escuela y me consideré sobre mis pies, a pesar de mi mal dormir. Hoy me desperté temprano y bien. Mi hija me invito al bosque y pensé que lo dejaría para mañana, en cambio le propuse ir a comprar regalos para las nenas. No soporto las compras de último momento en las fiestas.
   El día amaneció, otra vez, gris. Mi hija, un poco nerviosa o cansada. Mi humor óptimo. De hecho, cambié sabanas, ordené cajones, etc. Antes de salir.
   El GPS nos llevó por un camino desconocido y encantador. Era como estar en esos cuentos de mi infancia. Senderos curvos, paredes de piedra, enredaderas, casitas entre árboles, todo un paisaje campestre que se fue iluminando con la salida de un sol agradable, cálido.
   Al llegar nos encontramos con otro Mall, del mismo nombre, pero en otra villa. Fue agradable y beneficioso, conseguimos precios buenísimos, se estaba acabando el stock antes de las fiestas, así que los últimos abrigos en existencia estaban rebajados a 10 Euros y son abrigadísimos, bellos.  Mi hija no solo se alegró, se le fue el cansancio.

   Salimos de buen humor y con las manos llenas. Pudimos enviar mi correo y nos dimos cuenta que habían renovado la oficina, ahora con un aspecto moderno y más limpio. Ella recogió unas botas que hacía meses se olvidó en la casa de reparaciones y ya le daba vergüenza pedirlas, pero la impulsé y todo fue bien, las botas estaban esperándola, las encontró a primera vista.
   Nos dimos cuenta que el sol estaba muy brillante y nos estaba acompañando en nuestro itinerario.  Sin ese compañero tal vez hubiéramos hecho menos cosas, nos hubiéramos reído menos, estaríamos de un humor gris…
   Nos sentimos tan bien, que mi hija me arregló el blog para que todo mundo pueda comentar y, buena noticia: se está preparando la tercera edición de mi libro: Historia sin contar.
   Si, el clima imprime su genio en nuestros días y en nuestro humor.  Aunque si uno no ayuda… se queda mirando el día por la ventana… sin ver el día.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Ventana escencial

¿Quién piensa que los amigos que conocemos por internet no son reales amigos? Cuando no están o están enferm@s, con problemas, pelead@s con la vida o consigo mismos… yo siento sus suspiros, llantos, los pasos hasta tarde en la noche, los dolores que sufren…
     Cuando están felices, me hacen feliz, me rio con ell@s, gozo las buenas nuevas, los éxitos y, si está a mi alcance, ayudo a lograrlos.
     Si soy yo la afectada, me alivia y hasta alegra un mimo escrito de ‘mejórate’, ‘toma un caldito’, me serena un ‘lo siento’.
     Hay quien dice que no le pasa igual, que les deja indiferente… pero si la pareja se escribe con alguien, aunque sea, de un país lejano… ya cambia la cosa, ¿verdad?
     A mí la amistad me gusta de cualquier manera y, como estoy tan lejos de mis amigas físicas, las sigo por internet; además, he conocido muchas amistades con las que no me he visto nunca y hemos gritado por la misma causa, a algunas las he ido a ver o han venido a verme y tenemos una relación buenísima.

     En fin, que si no existiera el internet o si mis amigas se borran de él, yo me pasaría viendo la misma ventana sin novedades… Para mí la ventana cibernética es tan importante como la otra. Yo quiero a mis amistades de Facebook, sin duda.
     Y me voy a tomar el caldito aconsejado, que pasen buenas noches con sueños mágicos.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Nubes en mi ventana



Todos estos días me he venido sintiendo con dolores de espalda y articulaciones, por un lado el cansancio lógico, y  por otro,  estaba incubando un resfrío que hoy se manifiesta con toses y otras molestias. Si una se cansa y cambia de atmósfera, de tiempos, etc., las defensas bajan.
Cuando el resfrío se descarga y muestra sus síntomas,  uno se alivia y deja de preguntarse... ¿por qué esta molestia, dolores? 
Entonces le da a uno -a pesar de la cabeza llena de nubes- por salir y hacer cosas... pero entonces: ¡llueve! Para que una sepa que las nubes no están solo en tu cabeza.
Así que le dije a mi hija que trabajaríamos en un proyecto conjunto -como una forma de reintegrarme al mundo- y que he dilatado hasta hoy. Ella se alegró porque no le gusta verme inactiva y en mi cuarto.
El que este co-organizando eventos en Buenos Aires y NY no le es suficiente... quiere verme caminar por la casa y por el mundo... los hijos siempre exigen aunque digan lo contrario, pero eso es bueno para motivarnos.
En fin, saliendo de nubes internas y tolerando las externas.
Entonces, oh maravilla se perfilan muchas cosas, se organiza un formulario para el Certamen y,  en este día francamente otoñal: se larga Publicaciones "Muse and pen". 
Es una idea de mi hija, a quien secundo y con quien colaboro orgullosamente. Espero que sea una buena noticia para escritores y poetas que, ahora, pueden publicar un libro sin costos onerosos. 
Estas nubes vienen con buena vibra y no me molesta mirar el cielo gris desde mi ventana.