lunes, 28 de julio de 2014

Tu ventana



Imagen de la red


 Pasé años en una ventana gris de desesperanza

Tú la abriste con tu entusiasmo y con timidez

E irrumpiste mi vida lanzándome al vértigo...


Pasé años mirando estrellas lejanas, casi frías

Tú me regalaste tu mirada de amor y calidez

Hoy me fascina beber las estrellas de tus ojos…


Pasé años en aquella ventana tranquila y conocida

Que no me daba sueños, esperanzas ni lágrimas

Ahora, junto mis lágrimas de amor en una botella

No Pasaré más años, ni días, un minuto siquiera

sin pensarte, sin soñarte. Tú eres mi deseo cumplido

 y mis lágrimas, serán nuestro recordatorio de abril…


Mi ventana tímida se abrió a tu cielo, de par en par,

Hoy, al fin, tengo el privilegio de tener tu amor

Y, en mi espíritu tatuado en oro, tu nombre amado.

D.R. 2014 Coye La Foret

sábado, 26 de julio de 2014

VENTANA INTERNACIONAL



Hace más de 15 años fundé un capítulo, dentro de la ONG que creé llamado: Mujer Internacional, ¿era un presentimiento? 

Nací en Buenos Aires –Argentina- siempre deseé vivir en Francia, sin embargo viví mas de 20 años en New York… viví un tiempo en Alemania acompañando a mi hijo, hace cinco me mudé a Oxford –Inglaterra- por dos años y luego a Francia desde hace tres en compañía de mi hija… tengo residencia Italiana por mi hijo, pero he decidido morir en España.

Siento que España es mi destino final, ¿lo lograré? No puedo asegurarlo, pero mi intención está puesta en ese país… Me gusta Almería, el Sur, por su calidez en invierno y su tranquilidad, Barcelona por su pujante ciudad, por el amor de su gente que dice: “Barcelona ha perdido el color de su cielo desde que te fuiste…” (FAM). Me gusta Sevilla por sus colores, su elegancia y su historia plasmada en las calles… Barcelona por todo su garvo...Me gusta Toledo con sus misterios… Aun me falta conocer, pero lo haré…

de la red
Un día me dijeron: “tu patria es donde naciste” y yo respondí: “Patria es donde elijo morir”

Fue la Tierra de mi abuelo materno, al que no conocí… es la Tierra donde me pasan muchas cosas y donde mi amor es entendido… Más la conozco más la amo. Puedo ser feliz en muchas partes, pero en España me siento más ‘yo’ que en otras. He sido mujer de varias ventanas, es tiempo de mirar por la realmente propia… mi destino está por definirse. Tiendo mi mano… mi destino la tomará.
2014, Francia 

miércoles, 23 de julio de 2014

Ventanas de España



Vuelvo de una Barcelona que atropella con su energía, la ciudad que te amedrenta con su belleza y con un garbo español que desdice la crisis, que si la hay que no se note…
Vuelvo de tantas emociones encontradas y de encontrar almas tan afines… mujeres con tanta potencia y potencialidades… tanta cultura y arte que los teatros parecen macetas en balcones…
Allí la ciudad, montaña y playa, con un sol abrazador… con sonrisas por doquier… con gente que abraza… con proyectos y gente para realizarlos, con tanta actividad… con días en soledad también, días que me facilitaron la oportunidad de pensar en algunos sentimientos que trababan mi alegría… No la felicidad, eso es un estado constante y verdadero, mi decisión… Pero, mi risa no era total…
Fue hablando con alguien, inteligente además, que me dijo: ¿alguna vez te sentiste protegida?
Tuve que contestar que no… y quizás estaba reclamando eso.
Entonces, ya de vuelta, le dije a mi hija lo que me entristecía y me abrazó, luego le conté a una amiga del alma y me contuvo… Entonces me di cuenta: soy yo la que inhibe a otras personas a protegerme, abrazarme, contenerme…
Cuantas veces andamos por la vida pretendiendo de los demás lo que no sabemos o no podemos dar ni recibir…

Gracias Barcelona, me abriste un canal que me estaba auto-vedado… tal vez tanto amor recibido me rompió un pedazo de arnés impuesto por la vida… o las circunstancias.
Pues sí, la crisis está allí y amenaza a muchos… pero el amor que dan los habitantes de Barcelona hace que la crisis parezca mínima y en franca superación… y digo de Barcelona porque es de dónde vengo, además de unos días en Sevilla. Como sea, estoy segura que los españoles tienen una energía y un amor por su Tierra y por su gente que no le temen al toro de la pobreza.
Es que el amor puede vencer muchas cosas y abrir muchas puertas. Y, cuando no tienen aire acondicionado, se sientan en uno de los tantos asientos de las plazas, parques o callecitas llenas de macetas y forman una reunión en un dos por tres… que la vida es para disfrutar y compartir… y si no quieres salir de tu casa, hablas desde tu ventana, siempre dispuesta a recibir amigos, vecinos y quien te salude... ¡ole!

domingo, 13 de julio de 2014

Ventana de parque Guell sin tiempo

foto de ventana en parque Guell, Barcelona tomada por mi.


Ya no tengo tiempo restante para dárselo a quien no lo valore, ni tengo paciencia para quien se empeña en hacérmela perder, no tengo justificaciones inútiles para quien no quiera entender mis razones, mis creencias, mis sentimientos ni mis tendencias.
No tengo benevolencia para quienes se esmeran en criticar duramente a otros o a mí misma, si tengo indiferencia.
No tengo tiempo para los que me preguntan cómo hago lo que hago y luego piensan que no es válido, que es inútil o tonto mi proceder.
No contemporizo con quien se clava en una idea y se ríe de mi flexibilidad llamándola debilidad o cualquier otro epíteto, ni con el que no puede ver lo mejor de cada persona, dándole estímulos para mejorar más.
Nadie es perfecto y yo menos que cualquiera, pero aun así, no comparto con quien ve un cúmulo de defectos en cada persona que conoce. Estoy segura que desde Allá Arriba, no envían seres con fallas, aunque tengan cuerpos informes o defectuosos.
Desde mi ventana puedo ver pasar todo tipo de rostros y cuerpos en todas las medidas y colores… pero todos tienen un motor interno que les hace brillar y sonreír de igual manera.
Gastaré mi tiempo cuando valga la alegría de hacerlo, mi ventana se abrirá para quien lo necesite y valore, para quien vale la vida y quiera compartir. Para ti…

lunes, 7 de julio de 2014

Ventana sevillana de FELICIDAD



Caminábamos por Sevilla hablando de “bueyes perdidos”… cuando me preguntaron “¿por qué era yo feliz?” y, sin pensar, dije: -“me he tomado el hábito de serlo.” Me miraron con un signo de interrogación tan grande como su cara lo permitía.
Foto tomada en Sevilla, 2014.
Mi amiga sabe que doy respuestas a las que no siempre está acostumbrada. Y también se da cuenta de que no me gusta disertar ni dar clases, solo y de vez en cuando, escribo ventanas con estos temas, como hoy…
Hace tiempo ya, una maestra de meditación me dijo: -“mira, es el mismo esfuerzo hacerte tú misma feliz que infeliz.” Mi conclusión fue obvia, ¿por qué iba a esforzarme en ser desgraciada…? Entendí, entonces que la ‘felicidad’ no es algo pasajero, un momento. Lo pasajero es alegría por un acontecimiento, es excitación ante una sorpresa agradable o un logro determinado. Pero, la felicidad se logra  cambiando hábitos, tomando decisiones felices, superando temores, evitando todo lo que ocasiona molestia, angustia, desesperación… tomando mis propias decisiones, sintiéndome libre.
Todo esto llega a hacerse costumbre. ¿Cómo? Ejerciéndolo. No hay que esperar, hay que hacerlo y serlo ahora o, al menos, decidirte, en este instante, a ser feliz. Si te muestras feliz, hay un cambio instantáneo en la química de tu cerebro y en las relaciones personales, sociales, laborales, etc.
Sin duda, ser feliz es un decisión personal… tendrás muchos ‘peros’ y objeciones a esta afirmación, es que tus viejas costumbres se aferran de las racionalizaciones establecidas para no cambiar. Inténtalo, no te fíes ni te apegues a resultados, intenta cambiar tu conciencia y ábrele tu ventana mental a la felicidad. Es hora.