lunes, 29 de septiembre de 2014

Ventana anecdótica, con nenas.


Cuando las nenas hacen cosas que no son apropiadas a la hora de sentarse a la mesa y comer, siempre las amenazamos –especialmente yo- con no llevarlas al restaurante. Hasta ahora era suficiente para que se comportaran mejor, pero hace un tiempo que la rebeldía se instaló entre ellas. De todas formas Rochi siempre tuvo buenas maneras y, con la mamá, decidimos que ella no tenía que pagar por las otras. Hicimos un último intento diciendo que hoy iríamos al restaurante solo si tenían buen proceder… pero, no lo lograron y se reían de la amenaza. Entonces la madre anunció que solo Rochi iría con Abu –yo- a almorzar. Zarah siempre es indiferente y Tasha miró sin creer, como diciendo que a último minuto ella también iría.
Ventana de España con nenas, agosto del 2014
Esta mañana Rochi me recordó que teníamos una cita…
Cuando Tasha nos vio entrar, sin ella, al restaurante lloriqueó, le dijo a su mami que yo no la quería y rabió un rato.
Mientras tanto, Rochi se comportó mejor que nunca, como una princesa que es su estilo natural.
Cuando nos vinieron a recoger Tasha estaba con cara de despecho. Ya en la puerta de la escuela se iba sin darme un beso, la llame reclamándoselo y volvió desganada, entonces, los ojitos le brillaron con cierta picara maldad cuando dijo: “Pienso que tienes que cepillar tus dientes…”

2 comentarios: