sábado, 28 de febrero de 2015

VENTANA MAESTRA



¡Es impresionante lo que puedo aprender mirando una ventana!
Solo observando puedo entender que esos ojos de las casas, a través de los que miramos desde dentro hacia el exterior o viceversa, que a veces nos miran pasar, también reflejan lo que hay en su entorno, albergan objetos de todo tipo, puede haber flores y espinas, nos
Foto tomada en México, 2010
pueden exponer el estío tan colorido como el invierno más crudo y blanco.
Cuando las observamos o cuando miramos a través de ellas, muchas veces tendemos a juzgar lo que vemos. Pero, basta un ‘error’ en el enfoque y mi cámara me descubre que lo que veo (lindo o feo, florido o espinoso) es –ante todo- mi reflejo.
Y, si yo no la hubiera mirado, fotografiado, apreciado y vuelta a mirar, esa ventana no estaría allí, mi recuerdo se hubiera esfumado y la enseñanza, que hoy re-descubro y entiendo, también. Nada existiría sin un espectador.
A veces, una ventana puede ser maestra también.

París, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario