sábado, 15 de noviembre de 2014

Ventaneando mi recorrido

Imagen de la red


Es un día de esos en que la ‘nada’ se apodera de mi humor y mi ventana… nada malo, nada por hacer, nada sin hacer…
No suelo mirar hacia mi pasado con frecuencia a menos que haga una contabilidad positiva… en un día donde llovizna y todo es gris, me doy cuenta que me llega la edad de la jubilación…
Es una buena edad para advertir que mi niña interna juguetea aun por los rincones y yo la dejo alborotar, de a ratos.
Esa nena que veía tan lejos mi estado de abuelidad, suele llorar y reír por nada y por todo… me apunta con el dedo cuando me saboteo, así es que mejor me ponga a ver lo bueno que hice…
He logrado abandonar mis bibliotecas (mis tesoros) en más de un país, pero cargando la belleza de muchos escritos en la piel de mi espíritu, aprendiendo a soltar la carga y viajar ligera de peso.
He caminado India e Israel, visitado museos y paisajes orientales, europeos, norte y sur-americanos, vivido en dos continentes y cinco países, subí al Himalaya en Nepal y crucé el desierto marroquí, todo por buscarMe, encontrando trozos de mi ser aquí o allá… y sólo he logrado reunirme íntegramente en la suavidad de una piel idéntica a mi piel.
Me han definido como una mujer simple y de buena onda, puedo agregar que no tengo necesidad de aparentar ni pretender, soy amante de mi familia y mis amig@s, admiradora del Planeta y el Universo, digna y orgullosa de mi sexo, con logros y frustraciones que considero lecciones… emocional con la música y los gestos de ternura, enamorada como una colegiala pero sabiendo mis límites, creativa y entusiasta… comprometida con el dios-creador que concibo a mi manera, solamente una última aspiración: ser buen ejemplo para mis nietos cuando, algún día, entiendan lo que es madurar y envejecer y me vean hacerlo con quien amo a mi lado.
Me maravilla y hasta sorprende la gente que me aprecia a pesar de mis múltiples errores, son tan tolerantes y compresivos, ¡adorables! ¡Les agradezco mucho!
Imagen de la red
Miro por mi ventana, sencilla, un poco coqueta y cargada de recuerdos bellos y de amor respetuoso… agradecida por la vida que disfruto… después de todo, no es nada malo ser abuela, jubilarse y ver que se puede madurar sin consumirse o enmohecer.
Miro mi pasado por la ventana, más extenso que mi futuro y a pesar de tantos pesares, no me quejo, he aprendido a no manchar lo que vendrá de lo que pasó hace tiempo atrás. Y creo que eso es nuestra misión: agradecer, amar, ser y hacer a otros felices. Es una ventana pacífica al menos.

                                 Francia 2014












No hay comentarios:

Publicar un comentario