miércoles, 12 de noviembre de 2014

Una pluma bajo el brazo desde mi ventana...


Algún día había que nacer, creo… y ahí estaba yo, esperando turno,
Imagen de la red con agregados
saltando de nube en nube, con mucha paz y sin problema alguno.
Pero, era un espíritu inquieto, como aún sigo siéndolo. Así es que un buen día me asomé por entre las capas del cielo y vi el mundo donde iba a parar cuando me llegara el tiempo… ¡y como me atraía conocer ese mundo! Sabía que tenía que buscar a alguien allí… me incliné y me incliné tanto que empecé a deslizarme por el espacio… así, dando tumbos, fui cayendo por los huecos siderales y capas de la atmósfera.
Tan precipitada fue mi caída que no tuve preparación, no me preguntaron donde quería caer ni que cuerpo me gustaba, que familia deseaba… ningún planeamiento ni elaboración de lo que vendría. Es más ni hubo tiempo de que me dieran mi pan para llevar bajo el brazo. 
Me llegó -tarde- el mensaje sobre el obsequio que debía llevar a mis padres al llegar… pero donde iba a sacar el pan en ese infinito etéreo… no sabiendo que hacer traté de tomar lo primero que se presentó ante mi vista, no muy buena aun… un pedazo de nube, una hilacha de viento, una pluma de algún pájaro que por allí pasaba.
Y así llegué, con una pluma bajo el brazo.
Pasando por una ventana aterricé en un lugar pequeño, húmedo, incómodo, donde se escuchaba un ruido muy raro que, más tarde, me enteraría que era un corazón, el de mi madre por supuesto. Si hubiera sabido que debía de pasarme nueve meses en ese recinto acuoso, tan mínimo, no hubiera intentado aparecer en este mundo…
Lo peor vino después: pasar por un túnel estrechísimo para llegar a una habitación con luces que lesionaban mis ojos recién estrenados que ni siquiera sabía que tenía. Así que los cerré y no fue hasta algún tiempo después que los volví a abrir. Entonces fui entendiendo lo que las miradas significaban. Miraba sin cesar a la mujer que me alimentaba y calmaba mi dolor de estómago. Entonces entendí que se preguntaba por qué había una pluma bajo mi brazo en vez de un pan…
No pude contestar a esta pregunta hasta muchos años después. ¿Qué hacer con aquella pluma…? así que no habiendo otra cosa y como mis padres no pudieron decidir el propósito de aquello que era un regalo para ellos… me dediqué a hacer palabras unidas y a mis siete años escribí mi primer poema mirando, casi, por la misma ventana por la que había entrado... fue un poema para mi hermano recién nacido.
La pluma había encontrado una razón de estar en el mundo.
Más tarde sirvió para disfrazarme de indígena. Luego para bailar charlestón. Para limpiar miguitas de mi mesa. 
  Mi padre la quiso para poner en su línea de pesca, mi hermano para su flecha, mi madre para la basura, mi amiga para mascota, pero no lo permití... la conserve para mí.
 Con el tiempo iría encontrando más usos para mi pluma, la cual me acompañaría por mucho tiempo y hasta que la hiciera parte de mi personalidad, como amuleto de la suerte, para dormir acompañada por una caricia, para mirar por las ventanas que, en mi infancia y adolescencia me hablaban de un cielo diferente…
Luego regalé plumas a muy pocas personas… solo a aquellas que pudieron entender y no mirarme feo  por ello. Otras veces las lancé por mi ventana para verlas volar.
Hoy tú, solo tú, tienes una de mis plumas... y podemos volar cuando las juntamos.
Coye La Foret, Fr., 2014

2 comentarios:

  1. Divertida historia. Nunca hubiese imaginado que una pluma tuviese tantos usos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... gracias Chesca, pero tiene mas que esas. Un abrazote

      Eliminar