martes, 7 de junio de 2016

VENTANA PASIONAL

Hoy mi despertador se durmió y me levanté unos minutos tarde. Al salir de mi cuarto me alarmé, las niñas ya vestidas y Tasha moviéndose, excitada, de aquí para allá.
San Francisco,by Brandon Doran

Cuando bajé a la cocina la noté su uniforme nuevo de football (soccer), con su nombre en la espalda y recordé que hoy era el día en que se reuniría con el equipo inglés (que viene a entrenar a Chantilly para la Eurocopa) y veinte niños que fueron elegidos por saber jugar ese deporte, pasarán la mañana en una cancha con estos campeones británicos.

- ¡Vaya! -pensé- despertarse media hora antes, desayunar, preparar su agua, su bocadillo por sí sola y todo con una sonrisa… ¡qué pasión!

Transmitía felicidad. Su emoción era contagiosa.

En algún lugar me identifiqué con ella, no por ese deporte ciertamente, pero sí en lo de la pasión.

Es un aspecto casi imperceptible en mi personalidad tranquila, pero lo que he hecho lo hice con pasión.

También he estado a punto de dejarme llevar por algún entusiasmo desbordado y sé que puede ser peligroso.

Pero ese riesgo, en sí mismo, es más interesante que vivir en la chatura emocional.

Vivir con motivación, por momentos muy fuerte, es algo dificultoso de lograr y luego de manejar pues, en ocasiones, llega sin que uno se lo proponga, sin aviso previo. Muchas veces, es tan fuerte que sentimos que nos estalla por dentro, nos rebasa y enloquece… también que nos acerca a la grandeza.

Es lo que nos da valor como seres vivos y humanos. El mito griego dice: “Eros, el dios del amor, se levantó para crear la tierra. Antes, todo era silencio, desnudo e inmóvil. Ahora todo es vida, alegría, movimiento"

La pasión es la brisa que mueve velas con peligro de convertirse en vendaval. Si no se le da curso amenaza con un tornado interno.

Y la vi, desde la ventana pasional, alejarse rumbo a su día glorioso.  Compartí su alegría, mi corazón la siguió aún después que el auto dobló la esquina.

Y hasta ahora la veo saltar de alegría por mi ventana pasional que se abrió de par en par para que mi emoción salte y se escape en esta mañana a puro sol. ¡Go girl go!

                                                                        Mónica Ivulich
                                                                                                      DR2016Fr

(Para los que pondrán un “pero” a mi palabrerío sobre la pasión extraje esto de Servicios Koinonía, de internet:
“Si la razón reprime la pasión, triunfa la rigidez, la tiranía del orden y la ética utilitaria. Si la pasión prescinde de la razón, se impone el delirio de las pulsiones y la ética hedonista, del puro placer. Pero si prevalece la justa medida y la pasión se sirve de la razón para un auto-desarrollo medido, entonces surgen las dos fuerzas que sostienen una ética humanitaria: la ternura y el vigor. La ternura es el cuidado con el otro, el gesto amoroso que protege. El vigor es la contención sin la dominación, la dirección sin la intolerancia.”)

2 comentarios:

  1. ...Y ver por tus ventanas es como mirar con los propios ojos...como mirar al cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y tu un sol que las ilumina con tu mirada. Gracias amiga

      Eliminar